lunes, 5 de julio de 2010



En las salas del MAC podrá verse una serie de grabados realizados por la artista plástica Geraldhyne Fernández, de variados formatos que van desde pequeños a medianos, y una soltura de dimensiones apropiadas al espacio continente.
Son gofrados. Ésta es una técnica específica del grabado, que se realiza sobre un taco de linóleo, es decir que se podría hablar de la impresión en relieve, tratado especialmente el papel con humedad; al dar presión sobre el mismo, lo moldea exactamente como la plantilla de base.
Así surgen composiciones simples, que implican repeticiones de un sistema serial por módulos, modos de combinaciones y hasta relieves y secuenciaciones, que producen una regularidad con intervalos y proyecciones sobre la imagen primaria producida.
La neutralidad es fundamental en esta muestra, es una presencia en continuidad, articulada para la pesquisa de la imagen nueva, los colores que aparecen puntualmente ofician de estallidos del relato visual, desenfrenos del orden calculado con matices variados en su monocromía. Son como revelaciones pictóricas aisladas e imprecisas por decisión, en el interior de un conjunto discursivo que las tintas tiñen con graduaciones locales particulares en cada color en escena.
Sin enunciados suspendidos en las imágenes, sin pretensiones de razonamientos intelectuales y ni siquiera deseos de engendrar significaciones; el conjunto netamente geometrizante alcanza su pronunciación por dejar de lado los detalles accesorios y las ocasionales asociaciones con lo real.
Flota en el aire una posición tomada por una ecuación simple, directa y también una retroalimentación de la artista con su obra, que trae consigo una agudeza analítica que se ha convertido en referencia y asidero, en pertenencia y necesidad de lograr simples gestos, tratamientos mínimos, incorporaciones sin complejidades y, así, dominar las imágenes desde un repertorio claro y contundente.
Geraldhyne Fernández evidencia un tipo de estrategia de trabajo legitimada desde la construcción de sus obras, donde sale a la luz una homogeneidad como marco discursivo, a la vez que un proceso de elaboración que pone énfasis en el procedimiento como estructura de información para quien desee conocer los procesos particulares de la técnica del gofrado. También construye desde las tensiones, los quiebres y proyecciones lineales, que se ven superpuestos en sus obras de pequeño formato; esto deja ver una especie de sistema de señales sígnicas que casi se trasforma en un ritual esencial y define a sus imágenes desde lo simbólico.
LIBERTAD EXPRESIVA
El corpus de obras tiene una coherencia formal, una lógica metódica razonada, y una apropiación espacial puntual. Todas ellas son un conjunto que se asimila visualmente de inmediato, construyen un circuito y vehiculizan una impronta reconocible, a la vez que se evidencian las novedades.
Hay en Geraldhyne Fernández un optimismo experimental conjugado con resultados maduros y libertad expresiva. Sus recursos de hoy son los mínimos, produciendo una revisión al límite de su obra, una amplia indagación, y una particular manera de rastrear, inspeccionar modos y métodos; todo esto junto se resuelve en un cosmos visual desde la ausencia de detalles y elementos que casi desmaterializan la imagen. Giros y retornos al definir algunas obras dejan ver a la artista en su potencial nuevo, un deslizamiento, un desplazamiento por el “intersticio visual” que propone, re-codifica sus propias imágenes, sosteniendo algún que otro repertorio conocido.
Un sostenido proceso evolutivo, un renovado accionar visual dentro de una continuidad sin rupturas ni altibajos, muestran la actual experiencia, dejando en claro un profesionalismo a ultranza y una capacidad de producir recorridos sin contaminación de modas y tendencias. Ella va por un lugar único y personal y se aproxima a una referencialidad simbólica intrínseca en sus obras. Las de esta etapa se articulan en su dinámica, se implican en su itinerario, poseen una inmanencia circular en su recorrido que permite una proyección semántica de principio a fin, donde poco importa por dónde se comience o por dónde se finalice de explorarlas.
LIC. STELLA ARBER
Directora Museo Arte Contemporáneo. UNL. Sta Fe

1 comentario:

Anónimo dijo...

me gustaría ver fotos de la exposición. A.